Recomendaciones frente a la Vuelta al Cole

El regreso a las aulas por parte de los niños y niñas y adolescentes con Fibrosis Quística, o de sus familiares convivientes, es un hecho que genera angustia para todas las familias de nuestro colectivo.

La semana pasada, la Sociedad Española de Fibrosis Quística emitió un comunicado para tratar de solventar las dudas acerca del retorno de la educación presencial, que publicó también la Federación Española de Fibrosis Quística. Además, la FEFQ ha creado una infografía en la que se recogen de manera visual y clara dichas recomendaciones:

Haz clic para ampliar

Como complemento a esta información, recogemos aquí los consejos que, por su parte, ha emitido la Asociación Española de Pediatría para los escolares con enfermedades crónicas, en un documento que podéis descargar aquí (ver páginas 24-26).

Cabe recordar, no obstante, que conviene evaluar cada caso particular con la Unidad de FQ

En primer lugar, la Sociedad de Neumología Pediátrica establece la importancia de estar bien informado sobre las medidas generales de prevención de la infección: «con formación constante de los alumnos y del profesorado y que los centros, en su estructura respondan a la normativa básica de prevención y distanciamiento social, de acuerdo con las indicaciones de las autoridades competentes».

  • PRIMER CICLO DE EDUCACIÓN INFANTIL (0-3 AÑOS): «Dependiendo de la situación epidémica, en los picos no se deberían escolarizar, por lo menos inicialmente, a niños con cualquier patología pulmonar en la etapa educativa de 0 a 3 años (guarderías) por el alto índice de trasmisión de enfermedades infecciosas en este grupo de edad. En los casos en que las guarderías se acojan a las recomendaciones establecidas para los picos de epidemia (condiciones higiénicas y pequeño número de niños) debería valorarse cada caso».
  • DE EDUCACIÓN INFANTIL EN ADELANTE: «Dependiendo de la situación epidémica, en los picos de difusión del virus, se deberían buscar alternativas a la educación presencial, o combinar la misma con clases no presencial en las etapas educativas entre los 3 y los 6 años (educación infantil) y mayores de esta edad, para poder disminuir el riesgo de contagio y las consecuencias del mismo para los niños con enfermedad pulmonar».
  • SE CONSIDERAN DE ALTO RIESGO: 
    • Los pacientes con función pulmonar reducida, evaluada como cualquiera de los siguientes: FEV1 ≤60% del teórico, FCV ≤60% del teórico, DLCO ≤70%.
    • Los pacientes que precisan oxígeno de forma continua o intermitente, todos los días.
    • Los pacientes que precisan un respirador todo el día o parte del mismo.
    • Los pacientes pediátricos traqueotomizados y/o con enfermedades graves de la vía aérea (malacias y estenosis).
    • Los pacientes en espera de trasplante de pulmón o trasplantados.
    Estos niños deberían reincorporarse a la escuela solo cuando el riesgo de contraer la infección por COVID 19, o por otro virus, sea muy baja, como ocurre fuera de las epidemias.
  • EN EL CASO CONCRETO DE LA FIBROSIS QUÍSTICA, los niños que no se encuentren en este perfil de riesgo (es decir, no estén en espera de trasplante, tengan una función pulmonar superior al límite citado, etc.), el documento señala: «deberían volver al colegio solo cuando se puedan garantizar: uso de mascarilla, higiene de manos, uso guantes puntualmente para determinadas actividades y que se pueda mantener la “distancia social”, mejor llamada “distancia física” de forma estricta. Si no fuera posible aplicar medidas de protección, o alto riesgo de contagio, considerar aislamiento en casa. Si el nivel de COVID-19 fuera elevado en la zona donde se encuentra la escuela considerar la educación en domicilio». Y recuerda que los pacientes con FQ «sufren exacerbaciones coincidiendo con una infección vírica y que pueden presentar una disminución de la función pulmonar, frecuentemente irreversible».

RECOMENDACIONES HIGIÉNICAS

La SEFQ y la FEFQ recomiendan como principales medidas higénicas:

  • Uso de mascarilla FFP2 / KN95 o quirúrgica (según tolerancia)
  • Higiene de manos cada 1-2 horas
  • Distancia interpersonal de 1,5 metros
  • Aulas bien ventiladas
  • Limpieza de superficies dos veces al día
  • Al legar a casa, hacer una limpieza del calzado, cambio de ropa e higiene personal.

Como complemento a las medidas, recogemos las citadas en este artículo del diario ABC para implementar esa higiene al llegar a casa, donde se aconseja, además de retirar el calzado en la entrada y no tocar nada hasta haberse desinfectado las manos, ducharse y lavar los objetos personales con agua y jabón o alcohol (móvil, gafas, pulseras…). «La ropa del colegio dejarla, si se puede, aireando y, sobre todo, expuesta a la luz solar; en general las coladas de ropa, toallas y ropa de cama, lavarlas en lavadora a una temperatura superior a 40 grados; las fiambreras y cubiertos utilizados en el colegio, lavarlos con agua jabonosa o, de ser posible, en el lavavajillas a 60° de temperatura». Por último, se aconseja «limpiar habitualmente la cocina y el cuarto de baño con detergentes en cuya composición esté presente la lejía (añadir 25ml de lejía a un litro de agua) y utilizar preferentemente material de limpieza desechable. También es importante mantener bien ventiladas las zonas comunes».

Las profesionales de la Asociación Castellano Leonesa Contra la Fibrosis Quística (trabajadora social, fisioterapeuta y nutricionista) atenderán cualquier duda o consulta que pueda surgir respecto a la vuelta al cole. Ánimo a todas las familias.